El maestro Robert Fisk no es precisamente optimista. Y él sabe de qué habla.