Es impresionante cómo, unidos, han pasado del grito a la organización. Así fue cómo, construyendo pirámides, nació un Estado. Uniendo piedras. Pero ahora sobra cualquier faraón. Su pirámide en Tahrir no es una tumba, a pesar de las muertes. Es un monumento al futuro, a la vida.