Gran reflexión del escritor libanés de origen palestino Elias Khoury