Y sacra. www.publico.es

Qué vergüenza de policía que tenemos.