Lo que siento por Islandia es, más que amor, frenesí. En www.elpais.com