Contada por Miguel Mora en su blog de www.elpais.com, con su gracejo habitual.