Ser más malos que la tiña. Carmen Rengel, en www.periodismohumano.com