La historia que nos cuenta www.guardian.co.uk ocurre en Francia, pero es muy significativa. El futuro va a ser lo que esta mujer encarna. Entre nosotros, Rajoy sería sólo un episodio intermedio si el PP no llevar en sus interior a sus Marie Le Pen, listas para desenfundar en cualquier momento: como ya están haciendo.

Por eso es tan importante extender la indignación, profundizarla, globalizarla. Si hemos de polarizarnos, que haya alguien enfrentándose a la bruja mala.