Que yo sepa. Y ahí nos duele. Al cuerpo sanitario y a nosotros, los pacientes.