A la Unión Europea, y no pasa nada. Aquí, la indignada aportación de Lluís Bassets, en su blog de elpais.com