Es una variante del rosario musulmán que se usa por allá, con los nombres de Alá, con números determinados de cuentas. A mí me calmaban mucho los nervios y me daban un aire mundano a la par que exótico cuando paseaba por Beirut vestida de la Zara local y peinada por mi peluquero del barrio. Parece que los cruzados lo trajeron a Europa, y de ahí el rosario católico. Los griegos lo usan mucho como los musulmanes, pero suele ser más pequeño y con medallicas, escapularios, en fin. Pero así, en plan pulsera ajustada y venta a granel, debe de ser una roucoclusiva.