Nos sintamos o no representados por ellos, es evidente que nos gobiernan, de modo que necesitamos reflexiones como la de Soledad Gallego-Díaz en su artículo semanal de El País.