De Moncho Alpuente, publicado en El País.