A Jehová  rogando, con el mazo dando, y, además, mangando. Publicado en El País por Enric González.