Información de www.guardian.co.uk

En mi opinión, se está utilizando el sentimiento natural anti israelí de la población para enmascarar las componendas en el juicio contra Mubarak y los enjuagues de cara a la verdadera democratización del país. Pese a los aspavientos, el gobierno egipcio actual sigue teniendo línea directa con Tel Aviv: así se produjo la evacuación de la embajada. Tahrir no puede caer en la trampa nacionalista, preparada por los murabakianos al amparo de la sangrienta incursión israelí en tierra egipcia -con su delicadeza habitual- que se saldó con la muerte de cinco militares egipcios.