… a Rubalcaba, a cuenta de los cabrones de la banda armada y su palabrería, es para escupirles en las gaviotas que tienen entre las ingles, como poco. Qué asco de oposición, qué mierda de alternativa. Son unos desalmados.