Admiro mucho a esta escritora y soy adicta del comisario Brunetti. Quienes también le seguís conocéis su interés en la historia antigua. Pues bien, en Testamento mortal, la nueva entrega publicada por Seix Barral, Brunetti relee los Anales, de Tácito. Reproduzco párrafo:

«El salvajismo de gran parte de lo que describía Tácito parecía adecuarse a los tiempos en que a Brunetti le había tocado vivir. El gobierno hundido en la corrupción, el poder concentrado en manos de un solo hombre, el gusto y la moral públicos viciados hasta más allá de lo imaginable: qué familiar sonaba todo eso».