En cuanto las cámaras den la espalda puede haber un baño de sangre. Y para que los periodistas no se vayan, las multitudes tienen que seguir actuando. La propia dinámica popular traerá el cambio. Pero a cambio de qué, no sabemos.