Esta es otra expresión -«a pesar de todo»- que indica la esperanza. Es el nombre de un periódico fundado en 1980 por tres jóvenes que querían colocar Racalmuto, pequeña localidad de la olvidada Sicilia, en el mapa de sus ilusiones. Les apadrinó Leonardo Sciascia, escritor de los de rearme moral nacido allí, que publicó allí sus artículos, y que en los 70 fue muy conocido en España, cuando teníamos ansia de saber de los otros. Sciascia, autor de Todo modo y Cadáveres excelentes -se editaron en nuestro país-, y de una vasta obra que incluye una denuncia sobre el asesinato de Aldo Moro a manos de las Brigadas Rojas -y con extrañas complicidades de su propio partido, la democracia cristiana-, fue un asidero durante aquellos Años de Plomo y resulta siempre una lectura agitadora, que ayuda a mantener el espíritu vigoroso. Malgrado tutto.