Manejables para meterlos en la mochila. No te los ventilarás en un trayecto de metro, pero sí en un plácido fin de semana | Grandes libros para distancias medias

26 04 2011

“Diana detesta los daños colaterales”

Con Fácil de matar (Planeta), la periodista y escritora Maruja Torres vuelve para resarcirse. Lo hace en Líbano, de la mano de Diana Dial, una reportera retirada. Las diferencia el estado civil, pues Dial tiene un ex marido que le pasa una pensión fija de por vida. Y la edad. Dial tiene alguno menos: 54, “la edad ideal para una mujer mayor que sabe lo que quiere, con toda la mala leche que puede permitirse y un sentido de la justicia innato aunque muy poco respeto por la ley”.

Con ella ha cuadrado una novela policiaca en la que la referencia es el cine, “por lo trepidante y por el rocambolesco y apasionante episodio final”, y en la que el escenario no podía ser más apropiado: “En Beirutel asesinato no es excepcional, hay crímenes políticos cada dos por tres”. Pero en uno de ellos mueren dos sirvientas domésticas, “que ya bastante puteadas están”… y “Diana Dial detesta los daños colaterales”.

Así que entra en acción, con la ayuda de su chófer. Con él recorre las calles de Beirut, como Torres hizo, captando imágenes de detalle para recrear su novela: “Era como si me hubiera vuelto invisible y me paseara por un Beirut que no conocía mis intenciones”.

Estaba a punto de desengancharse, pero con Fácil de matar Maruja Torres vivió una vida más “en una ciudad donde he debido de vivir unas 30”. ¿Razón? “Hay mucho imbécil y tenía demasiadas ganas de meterlos en una trama en la que sufrieran”.

Noticia publicada en: www.adn.es


Acciones

Informacion