«No tengo nada que decir» es la frase más profundamente autobiográfica que le he escuchado pronunciar a Mariano Rajoy. Y así y todo -o quizá por ello- le vamos a tener empotrado durante cuatro años marianos, mínimo.