Maruja Torres: “A medida que me hago mayor me apetece más matar… en la ficción”

10 06 2011

“No me decepciona la política sino la forma de hacerla”, dice la escritora

“Siempre me ha interesado el género policiaco y he leído mucho. He llegado a los 68 y conforme me hago mayor cada vez más me apetece matar… en la ficción, inventando gente que muere y descubriendo a gente que la ha matado. Y vi que la novela negra era instrumento ideal para cumplir mis deseos”, decía ayer sonriendo la periodista y escritora Maruja Torres.

Presentada por el periodista de FARO Julio Pérez, que la entrevistó ante el público con “El arte de contar historias” como preferencia de partida para el coloquio, Torres no dejó en ningún momento esa clave de humor sugerente, tierno a veces, corrosivo otras, en que se mueve. “Cuando ves el mundo en clave de asesinatos ves que está preñado de posibilidades”, respondía a una pregunta sobre su última novela, “Fácil de matar”, publicada por Planeta. Una novela en la que vuelve a rescatar a su personaje Diana Dial para hacerla protagonista de lo que ella definió como “un ´alter ego´ que necesitaba para reconvertir mis andanzas y mis observaciones por los mundos mediterráneos en novelas de intriga. Diana Dial tiene ventajas: 14 años menos, una pensión vitalicia por parte de un ex marido con mala conciencia y la posibilidad de moverse como detective por donde yo ya no puedo hacerlo como reportera. O sí puedo, pero sin publicar reportajes, sacando conclusiones de mis largos años en Líbano. Es un país con cosas buenas y malas como los funerales, que son tan largos como las bodas con las diferencia de que en las bodas son las muertas las que bailan”.

“Soy una mujer que no tiene género literario, escribo lo que me apetece”, dice Torres, que ahora se inaugura en el policíaco y tanto le ha gustado la experiencia que habrá más entregas de Diana Dial, “porque la mandé a Luxor y voy tras ella”. La escritora adelanta que en la continuación de ´Fácil de matar´, la protagonista viajará a Egipto, donde le espera “un ajuste de cuentas”, en un país que “ya mascaba la tragedia –antes de la marcha del ex presidente Mubarak–, porque la gente no puede más de hambre. El Cairo es una población apenada que sobrevive como puede”.

(…)

Noticia publicada en: http://www.farodevigo.es


Acciones

Informacion