Ayer volví a ver Inside Job… madre mía, qué palo. Más aún considerando que se rodó en 2010 y que termina con un medianamente alentador mensaje de recuperación. Hay que rodar la segunda parte de inmediato. Si es que pueden, claro. Wall Street habría que quemarlo después de sacar a los conserjes y demás personal no colaborante. Esta información es de www.elpais.com