No es sólo quien aprieta el gatillo, el culpable. Son esas insidias, esas calumnias, ese run-run permanente, se llame Tea Party, Conferencia Episcopal, líderes de deformación mental, masa borreguil… El psicópata y su arma son eso, el arma.