A quien, como sabéis, venero, pero lo buscaré en la Red, seguro que está posteado en la página de RNE. A esa hora estaba escribiendo mi rabiosa columna de mañana sobre el energúmeno Rodríguez y su avatar televisivo. Ay, qué mal me sienta esta ira en plena presentación del libro. Qué ganas de escribir NUEVAS NOVELAS DE ASESINATOS