«Cayó Grecia, cayó Roma, cae Hispania. Bienvenidos a la Edad Media».

Me han pedido que difunda este mensaje, y no me parece mal.

A diferencia de los tártaros, que nunca llegaban, estos nuestros bárbaros se encuentran ya entre nosotros.