Mónica G. Prieto, única periodista extranjera en Homs

28 12 2011

Acaba de salir, aprovechando la presencia de los observadores de la Liga Árabe, y ayudada por los insurgentes: tal como entró en la ciudad siria de Homs, sitiada y martirizada por la dictadura de Bachar el-Asad, cañoneada por los tanques y trufada de francotiradores. Con el alma en vilo y callados como tumbas hemos permanecido quienes sabíamos de su paso a Siria desde Líbano, porque cualquier palabra de más, y todas las eran, ponía en peligro su vida. No ha podido, precisamente por eso, escribir mientras se hallaba dentro. Pero hoy mismo aparecen ya sus crónicas y sus reportajes en vivo, en www.cuartopoder.es y en www.periodismohumano.com

Hay que leerla para saber y para entender, y para que nos llene de orgullo, como lectores, saber que existen periodistas que se juegan la vida inteligentemente para poder cumplir con ese gran servicio al público que consiste en contar lo que ocurre y dar voz a las víctimas.

 


Acciones

Informacion

7 respuestas a “Mónica G. Prieto, única periodista extranjera en Homs”

28 12 2011
Beatriz (12:44:04) :

Hola, qué bueno que Mónica pueda informarnos desde dentro y aportando la voz de las víctimas. Qué coraje y qué sensibilidad. Gracias. Que 2012 llegue cargado de esta valentía y ganas de contar.

28 12 2011
María Luisa (13:25:55) :

Qué valiente es Mónica.

28 12 2011
mariadelapaloma (16:22:59) :

….!!hasta dentro de un rato!!, que me voy a leer a Monica.paloma.

28 12 2011
mariadelapaloma (16:48:49) :

Ya la he leido…………..Y NO SE QUE COÑO DECIR.paloma.

28 12 2011
Manoli. (17:56:45) :

Me pongo en el lugar de su familia y me imagino lo que deben sufrir. Bueno, su familia y sus amigos, que están pendientes de ella. Es una suerte para nosotros que haya periodistas tan arriesgadas, que por amor a su profesión y para que la verdad no pueda ser silenciada corran ese riesgo. Por eso la tenemos presente para informarnos sobre Oriente Medio.

29 12 2011
Raúl Fernández Justo (09:23:22) :

“O estás con el régimen, o estás contra él”. Acabo de leer el artículo de Mónica g. Prieto. El periodismo de guerra(si aún cabe esta etiqueta en el mundo globalizado del s.XXI) utiliza lo más sofisticado en tecnología punta(en un segundo,en cualquier parte del mundo,con la máxima calidad audiovisual jamás vista),pero no sería más que un mero ejercicio de retórica periodística de salón sin aportaciones tan importantes y decisivas como las que hoy tenemos el privilegio de leer en “Cuarto Poder” y “Periodismo Humano”de la mano de la periodista Mónica G. Prieto. La inteligencia, la objetividad, el riesgo personal, el análisis riguroso, los documentos gráficos, las historias de las víctimas, los entresijos de la contienda,los detalles del asedio, las peculiaridades de la cotidianedad(el pan en las cajuelas de los coches,los encierros de días en las casas, el terror insuperable de la mujer que cocina sin saber si alcanzará a ingerir lo cocinado, los sentimientos de los hijos ante el padre muerto, los muertos insepultos…),los pormenores del asedio (la trinchera enorme que circunda todo el perímetro de la ciudad de Homs),los tanques, los observadores de la Liga Árabe, los ametrallamientos indiscriminados de la población civil( lo conscientes que pueden llegar a ser de que pueden morir en cualquier instante y su determinación para que los culpables sean juzgados y los crímenes esclarecidos), la valentía de la periodista y los que la protegen…todo se auna en una creación periodística excepcional dirigida a una sociedad que no valora en su importancia y trascendencia la labor realizada. Exponer la vida en aras de una vocación periodística que logra superar todos los obstáculos imaginables. Una mujer excepcional que presenta un trabajo invaluable. Gratitud como lector por la diversidad de enseñanzas que se pueden apreciar en un trabajo soberbio que pone nuevas cotas al periodismo de vanguardia. Mil gracias Mónica G.Prieto.

29 12 2011
Sol (22:01:44) :

Gracias por darme a conocer desde tu columna el trabajo de alguien a quien puedo agradecer hacer algo de verdad por los demás.

Y gracias a Mónica por ese coraje.