No era uno de los nuestros

26 04 2011

De “nuestros hijos de puta”, quiero decir, a la manera de Mubarak, Ben Ali y el propio Gadafi. Y me refiero a Bachar el-Asad. Era el hijo de puta de Irán, y por lo tanto considerado enemigo tanto por Estados Unidos como por Europa. A España la miraban mal los diplomáticos cuando Moratinos templaba gaitas yendo de Beirut a Damasco para calmar las cosas; el Líbano pro saudí se erizaba, Israel se electrizaba, EE. UU. seguía considerando al régimen sirio no ya dictatorial -como sabemos, eso se la sopla siempre- sino amigo del pérfido iraní.

Y ESO ES LO QUE CONVIERTE LA ACTITUD DE OCCIDENTE ANTE LO DE SIRIA EN MÁS CHOCANTE TODAVÍA: que no siendo “uno de los nuestros”  se esté reaccionando con esta tibieza. Misterios. ¿O no?


Acciones

Informacion

5 respuestas a “No era uno de los nuestros”

26 04 2011
ignacio (10:16:19) :

La doctrina Estrada es lo que tiene…

Se debería de matizar dicha doctrina con algunos consejos de Naciones Unidas e incorporarlas a las legislaciones de los estados miembros… así se tendría una disculpa para no hacer ostentación de “amistades peligrosas”.

26 04 2011
ignacio (10:20:26) :

…legislar…legislar

No se que político decía: ” no sabeis lo que se puede hacer (en el sentido mas positivo posible de la frase)… con el BOE”

26 04 2011
Manoli. (16:46:53) :

Occidente tiene miedo en Oriente Medio de ir de Guatemala a Guatepeor, y prefiere no mover el avispero . Parece que Siria es fundamental en el tablero mundial. Pero, ¿y el pueblo?, ¿qué quiere el pueblo?, pués parece que es una pieza sin importancia. Así de triste.

26 04 2011
tini (22:18:09) :

Tocar a Siria es como abrir un avispero. Eso deja en entredicho toda la política de los “occidentales” en cualquier parte. No pueden arriesarse a que la zona arda hasta Arabia Saudí…

27 04 2011
Anònim (08:35:33) :

Supongo que para entender ésta cagada internacional, sólo cabe una respuesta: se la repampinfla si es amigo o enemigo, sólo les importa no dar malos ejemplos no sea que los de allí sigan tocando las peras pidiendo democracia y desconfigurando el tablero de juego, y que los de aquí (los que sí les importamos porque les podemos putear con nuestros votos) también se lien a protestar y pedir democracia (no pongo el “más” que suele precederle, porque no se trata de pedir “más” de lo mismo…).