Pero cruzo los dedos y espero que ocurra. El galimatías que los militares han soltado por la tele antes de que yo saliera hacia el gimnasio tenía toda la pinta de que algo va a ocurrir y no se atreven a nombrarlo. Se han quedado sin papi. Voy a amorrarme a la tele y luego hablamos.