Por Javier Espinosa, desde el terreno, para su blog en www.elmundo.es