Ah, sí, que al menos nuestro chico esté bien pagao…