¡Lo hicieron! Lo consiguieron! Benditos sean. Qué lección. Ahora vamos a ver. Pero vamos a ver sin él. Al menos, eso. Me vuelvo ante la tele. Crónica de elpais.com