Creo que el twitter no es para mí. Soy demasiado rápida, tengo la lengua demasiado larga. Y no quiero montar un circo. Hay mucha maldad suelta por ahí. No sabéis la cantidad de babosos que tengo de borrar de aquí, no sólo por mí, sino por vosotros y por mantener un sano ambiente, polémico sí, pero no insultante. Decidme.