Pido excusas

28 08 2011

Mandé por error un perdonen del año pasado en vez del de este domingo, y ha salido. Estoy intentando que pongan el que corresponde en www.elpais.com. O sea, que me levanto, me hinco de rodillas y os pido perdón. Uf, qué humillación, qué lío de 28s me hice…


Acciones

Informacion

10 respuestas a “Pido excusas”

28 08 2011
Carmen O (12:13:57) :

Tranqui, eso le puede pasar a cualquiera… Ademas es un texto excelente, que tendrá oportunidad de ser leído de nuevo.

28 08 2011
Raúl Fernández Justo (12:46:42) :

Pues yo ya lo leí…(afortunadamente).El impresionismo y los jardines…No te preocupes ni te agobies Maruja. Ahora a esperar el “Perdonen” impreso. Dos en un mismo domingo(¡¡lujazo!!).Excusas denegadas(faltaría más).Un beso Maruja.

28 08 2011
Cristina (12:56:23) :

Yo te perdono por lo bien que me lo he pasado con tu libro ……
Soy la loca que te regalo un jabón de frambuesa en la feria del libro de Madrid
Un besazo

28 08 2011
ignacio (14:32:51) :

Pues yo de “perdones” nada de nada.

Los pintores no pintan para agradar el alma de quienes les “admiran”, ni manchan sus telas para regalar belleza perpetua a nuestras memorias… por lo menos los buenos (esos que suelen estar en los museos).

Los impresionistas hicieron una revolución, revolución que fue pictórica solo par azar. Rompieron con el clasicismo que no era nada mas que pintar la gran batalla para bailarle el agua al “Dogo” de turno, o para pintar a Dios para hacerle la pelota al B-16 del momento, o para retratar (para la posteridad de nuestras memorias) al Gadafi local, ya sea local en el espacio o en el tiempo.

Los impresionistas pintaron “para ellos mismos” y por esa razón nadie (y digo bien lo de nadie) iba a ver sus obras… los que entraban en los antros donde ellos exponían lo hacían para practicar la risa. Un tal Van Gogh nunca vendió una tela… nadie veía belleza en ellos, y hablamos de un París humanista e ilustrado.

Siento llamarte cursi en tu propio blog… pero jo ! … “Yerbas que esplenden”…

Hay alguien que vea belleza en Van Gog, en Matisse (que aprendió a pintar a los ventitantos), o Toulouse Lautrec, las señoritas de Avignon, en un Pollock o en las obras de Andy Warhol… los pintores viven y nosotros compramos un trozo de su vida cuando adquirimos una tela suya, compartimos su angustia, su destino, y en algunos casos su revolución como con los franceses impresionistas. En ocasiones hay belleza, como también la hay en los frescos de Miguel Angel o de Velázquez… pero no es ese su valor.

Por qué una tela de Sorolla cotiza de risa frente a un Picasso de dos dimensiones con un solo color y con apenas tres trazos ???

No le veo la belleza al Castillo de Kafka… sino una puta angustia !
No ha leído lo último de Houellebecq pero seguro que nos cuenta, una vez más, como folla en Tailandia… belleza pura !
La vida es una bella playa menorquina bañada por el cadente “embat” y es también esa playa de Barcelona de la que nos has escrito más de una vez para que se nos abran los ojos y podamos ver.

Siento ser tan bruto, pero los impresionistas no fueron unos cursis que nos legaran un conjunto de postales veraniegas, sus vidas fueron heroicas y esa es la razón de que estén en los museos.

… sin embargo por lo de equivocarte de fecha si que te concedo todos los perdones.

28 08 2011
mertxe (15:59:00) :

Le puede pasar a cualquiera. Es un pequeño error sin importancia….

28 08 2011
Rosa (16:51:48) :

Aprovecho este blog para comentar que acabo de terminar de leer “Fácil de matar”. Y que ya estoy esperando una nueva historia de Diana Dial.
Ha sido un placer leer este libro, “fácil de leer”, por cierto.
Enhorabuena y gracias por los buenos ratos que paso leyendo todo aquello que escribes.

28 08 2011
AnnaGB (18:09:11) :

A mi me sonaba haberlo leído pero he pensado que sería porque lo habrías comentado en el blog. Hablar de una obra pictórica no pasa de moda. Por cierto para algunos que parece estaban tan enfadados con tu perdonen de la semana pasada, este de hoy les habrá servido de bálsamo.

30 08 2011
shoffya (21:32:31) :

Enterarse o no. A mi me ha encantado.

3 09 2011
Aracne (00:02:47) :

Esos pequeños fallos sin importancia son muy atractivos, Maruja Torres, despiertan mucha simpatía…Anécdotas para contar…
A mí también me resultó raro ese título: “Yerbas que esplenden”…
Supongo, Ignacio, que conocerás ese texto soberbio “Mes haines” (Mis odios), de E. Zola, en defensa del arte y de los “impresionistas”. ¡Qué gran escritor, qué buen militante, qué espléndida fusión de inteligencia sensible y de las virtudes cardinales! ¡Qué bien nos vendrían unos cuantos Zolas para ir a la reconquista de la realidad…!
Desde luego entre el “Indignaos” del venerable Hessel y los “odios” y “Yo acuso” de Zola, no tengo dudas. Mejor odios de amor que blandas indignaciones. Pero, bueno, por algo se empieza…
¡Qué curioso:unos tiempos tan duros y un pensamiento tan blando! Mil clases de yogures a elegir y un pensamiento único…Todo es muy raro….

7 09 2011
ignacio (15:40:18) :

No he leido a Zola… ni a tantos otros que debería. Soy culpable de ignorancia y desde luego, y por encima de todo, carezco de virtudes cardinales (incluso de todas las demás). Tampoco soy escritor, y mi militancia es cicatera.

Soy vehemente, borrachín y pendenciero… pero la inteligencia sensible no existe, existe la inteligencia a secas… esa de Copérnico que nos dijo “que no eramos el centro de nada” y la de Darwin que nos dijo que “que descendíamos de los árboles”.

La realidad no se puede “reconquistar” dado que nunca la hemos entendido y es la inteligencia la que nos va orientando, con el tiempo y el esfuerzo, hacia donde hay que ir para encontrarla.

Me siento culpable de vehemencia… pero siempre a toro pasado… así soy de malo, o de “blando”… o como quieras inperpretarlo. Sin embargo siento admiración por lo que hicieron los impresionistas… acaso mi primera lección de inconformismo, o de revolución, o de valentía a secas. La vida de Van Gogh o la de Gaugin, y por ende la de tantos otros pintores… conoces a alguien mas a parte de Picasso que haya cambiado su estilo despues de haber triunfado…

… hablar de belleza (tipo “mar de peonías”) cuando hablamos de pintura siempre me ha puesto los pelos como escarpias.

Decirle a un pintor que pinte cuadros bellos es como decirle a un piloto que vuele “bajo y despacito” o a un escritor que escriba sobre personajes llenos de belleza… te imaginas a un Shylock servicial que te baje el interés de la deuda si las cosas te van mal, o a un Aarón lleno de virtudes cardinales ?