Plan del día

17 04 2011

Os lo cuento. Ahora me tomaré un Clooney con Neus, que regresará de pasear a Tonino y de comprarme Voltarén gel y El País. Luego me emperifollaré porque tengo directo con Rosa Badía en Radio Barcelona, y no quiero ofrecerle a nadie el deprimente espectáculo de una mujer madura y abandonada sólo porque hoy no está de guardia con las teles y las fotos. Con Rosa y su equipo lo pasaré soberbio, ya me ha ocurrido otras veces.

Luego regresaré a casa y dedicaré los libros que quiero que envíen a amigos míos del extranjero, para que lean las aventuras de Diana Dial -por cierto, ¿alguien sabe algo de ella?- en la distancia. La editorial se encargará de enviarlos, así me ahorro una pasta y, además, seguro que son más eficaces.

Ya en casa, leeré. Creo que debo abandonar a Grace -si acaso, para la noche- y regresar a lecturas egipcias, que me serán provechosas para mi próxima incursión dialesca. He tenido una idea para el comienzo que me parece buena y no me quiero dispersar más de lo conveniente. También escribiré un e-mail a José Luis Ágreda, mi querida ilustrador -en realidad, artista de su motu propio-, para que vaya dibujando lo del Perdonen con calma.

Para comer tengo pescado descongelado y una salsa siciliana en bote que, en realidad, es para pasta, pero colijo yo que al rape le puede ir bien: tiene anchoa, piñones, aceitunas negras y, claro, tomate del bueno.

Beberé cerveza 00. Soy una santa.

Buen domingo, haced el favor.


Acciones

Informacion

13 respuestas a “Plan del día”

17 04 2011
tini (09:45:45) :

Magnífico plan, Maruja…Disfrutando de la cotidianidad…

17 04 2011
kiazib (09:57:35) :

Qué emocionante sorpresa me he llevado esta mañana mientras, como cada domingo, leía el Perdonen en el metro camino al trabajo. Gracias Maruja por este guiño y por el fantástico escrito de hoy. Sumergir la cabeza en las sábanas recién lavadas es un verdadero placer.
Hoy me has alegrado el día

17 04 2011
Carmen O (10:08:53) :

Como diría la Bruja Avería: ¡¡Viva el Voltarén, viva el Clooney con su café!!

Que gran equipo el de la bola, echad un vistazo a sus lecciones sobre economía.
http://www.rtve.es/television/la-bola-de-cristal/videos/electroduendes/

17 04 2011
masdelomismo (10:38:27) :

Despues de leer “Tu perdonen” me están dando ganas de relavar mi ropa de cama hoy que tenemos sol.
Que poco sabemos apreciar a veces lo que tenemos, y bien está que haya alguien como tu para recordárnoslo.

17 04 2011
electra (13:54:42) :

Dedicada a hacer bueno este domingo, muy de acuerdo con tu recuento de privilegios, ultimamente tengo muy presentes los que a mí me han tocado que no son pocos: jubilarme con 60 y cosas así, que el mundo de la precariedad va a desterrar del paisaje vital de nuestros hijos.
Presta a disfrutar de las lecturas veo el Perdonen y no me lo puedo creer… (el puente es sólido, tranquila) y lo de la ropa limpia…. ya se sale… fue el comentario con que ayer me despidió una amiga despues de pasear mucho al sol en el puerto de Gijón que estaba con un aire y una luz especial.
Mi amiga se iba directa a recoger su tendal para oler en su almohada ese aroma que le pone el sol…
Carmen O: el domingo pasado comimos aquí con el autor de los diálogos de los electroduendes, Santi Alba Rico, sigue siendo valiente y claro.

17 04 2011
Alex (17:18:16) :

Muchas gracias por el maravilloso artículo de EPS. Es una suerte poder leerte y que con tus palabras sepas dar forma a mensajes tan bonitos como el de hoy. Un abrazo Maruja, eres genial!

17 04 2011
Carmen O (17:26:30) :

Vaya, pues me alegro mucho Electra…
Seguro que la comida fue entretenida. Un saludo

17 04 2011
María Luisa (18:46:47) :

Yo cociné esta mañana como una posesa

17 04 2011
Laura (21:24:38) :

Hola Maruja:
Gracias por hacerme volver a mi pasado, cuando de pequeña subía a la azotea de mi casa, en Roma, con la señora que venía a lavarnos y tendernos las sábanas, mi querida y sonriente Anna; mujer guapísima, una vera mamma; no me regañaba cuando hacía la ola entre las sábanas al sol y sonreía…!Qué aroma más dulce, el de la infancia!
Un abrazo

17 04 2011
isabel castilla (22:05:53) :

Como siempre empiezo el dominical contigo me identifico tanto que parecemos de esas amigas que no les hace decir nada porque siempre estan , oler la ropa recien lavada es una cosa que lo hago casi siempre me recuerda a mi madre en un pueblecito de la provincia de Huelva, Paymogo donde se tendia en el romero y es como tu dices un privilegio tener casi todo a nuestro alcanse yo soy malisima con esto de los ordenadores es la primera vez que lo hago como dice mi marido lo mio es la linea blanca que es la lavadora y demas maquinas bueno un abrazo de una admiradora que canta y baila flamenco

18 04 2011
tini (00:09:29) :

Deliciosa Maruja:¡¡¡qué estupenda manera tienes de llegarnos al corazón!!!! Estoy refiriéndome.como otras muchas asomadoras- al “perdonen que”…
Ahora se trata de la ropa limpia y olorosa, suave…Otras veces será otra cosa…Lo esencial es la consciencia, la certeza de que vamos recibiendo los regalos cada día al levantarnos…y eso que llamamos privileios, porque sabemos cómo están sufriendo otras personas…
¡¡¡Qué bien te entendemos!!!!Qué fácil nos lo pones!!!!

18 04 2011
María Luisa (10:29:36) :

Y hablando de sábanas al sol y olor a ropa limpia, querida Maruja, yo también recuerdo las de mi infancia. Vivíamos en un barrio de construcción reciente en la periferia del suroeste de Madrid, lo que es igual a decir urbanización muy deficiente tipo tente mientras cobro… los vecinos -más bien las vecinas, diría yo- habían habilitado en varios de los descampados tendederos: unos cuantos troncos de árbol bien clavados en el suelo y bien sujetos y unidos por líneas de cuerda entre sí servían para el propósito. Era un gusto la ropa tendida al aire y al sol. Tampoco había agua corriente (no llegó hasta el 68 o el 69) y la ropa se lavaba en un pilón ubicado en un arroyo muy próximo. La escena pastoril seguramente cursaba con llagas y sabañones en las manos de las mamás lavanderas.

Cuarenta años después de estas cosas que cuento regresé a vivir a este mismo barrio que, en general, es feo, pero menos que antes: además de agua corriente, hay los suministros habituales en una ciudad estándar, calles bien pavimentadas, centro de salud, colegios, parques bonitos y cuidados, un buen sistema de transportes… El pilón junto al arroyo (ahora medio seco) ya no existe. Sigue, en cualquier caso, habiendo agua subterránea abundante, porque crecen por allí bastantes sauces y chopos (típicos de los bosques de ribera) y está todo florido y verde de césped. Ahora es una ruta natural visitada por vecinos que la aprovechamos para caminar o montar en bicis. Hay, incluso, un pequeño lago que ha de nutrirse de agua de alguna fuente subterránea porque con el cauce de Butarque no se explica tanta magnificencia. También acuden por allí pescadores para practicar pesca sin muerte.

El principal problema que tenemos por aquí es el paro. Hay muchas personas que no tienen trabajo. Eso no les importa a los de las stock options, claro. Quizá, algún día, algún gobierno tenga alguna idea feliz como, por ejemplo, prohibir que una empresa con abundantes beneficios -récord de beneficios- despida al 20% de su plantilla, que es el caso de la santa madre telefónica y reparta dividendos a mansalva con las tiras de la piel de sus empleados y, también, de sus sufridos clientes (vaya merde el servicio de la susodicha).

¿Será ese gobierno el de el partido de su tron ideólogo amigo de Gadafi?

18 04 2011
María Luisa (10:46:30) :

Perdón por la autocita

hay los suministros habituales en una ciudad estándar, calles bien pavimentadas, centro de salud, colegios, parques bonitos y cuidados, un buen sistema de transportes…

En realidad debería decir ciudad estándar de este lado de la galaxia… porque si nos vamos unos cuantos cientos de kilómetros al sur, por ejemplo… el estándar es otro: el de los amigos extravagantes, los amiguitos del alma, los de las stock options, los de la rapiña financiera…

Y ya que estamos, en la ruta de Butarque, además de cañaverales y choperas, hay un montón de desperdicios sin arrojar a las abundantes papeleras tirados por ciudadanos/as desconsiderados/as (por no decir puercos/as)