Arden velas blancas en mi corazón por el hombre, el ciudadano del mundo Nelson Mandela, la única cosa buena sin fisuras que ocurrió en el siglo veinte. Ahora está muy malito. Que el himno de la Suráfrica que él representa le acompañe, junto con nuestros pensamientos.