Con todo mi respeto para las víctimas de dichos ataques y sus familiares, esta información aparecida hoy en El País sobre los efectos de la contaminación paréceme inquietante; pero echo en falta un estudio sobre los efectos de las acciones de la Conferencia Episcopal en la capital.