Si tenéis paciencia,  carece de desperdicio y aunque parece de los Monty, está hecha en serio, producida por el padre Peyton para su Cruzada del Rosario -los de mi edad recordaréi su eslogan: «La familia que reza unida permanece unida»-, y constituye un mensaje propagandístico patriótico, y pro católico, casi parejo al que supuso el bodorrio de Grace Kelly con Rainiero de Mónaco. Rodado para la televisión, ES EL DEBUT DE JAMES DEAN EN EL PAPEL DE JUAN, EN DISCÍPULO CABEZÓN.