Pues anda que ésta

28 03 2011

Si tenéis paciencia,  carece de desperdicio y aunque parece de los Monty, está hecha en serio, producida por el padre Peyton para su Cruzada del Rosario -los de mi edad recordaréi su eslogan: “La familia que reza unida permanece unida”-, y constituye un mensaje propagandístico patriótico, y pro católico, casi parejo al que supuso el bodorrio de Grace Kelly con Rainiero de Mónaco. Rodado para la televisión, ES EL DEBUT DE JAMES DEAN EN EL PAPEL DE JUAN, EN DISCÍPULO CABEZÓN.


Acciones

Informacion

7 respuestas a “Pues anda que ésta”

28 03 2011
María Luisa (10:40:43) :

Perdón por el OT, pero es que es mu triste de pedí pero es más triste de robá

28 03 2011
tini (12:15:52) :

Sí, esa frase hizo fortuna. En la actualidad podrían decir otras muchas…
“Familia que roba unida, permanece unida”.
El personaje de “la virgen” me gustó mucho. Me recordó a una María vasca que dejó el cargo tras muchos años de pasearse en loor de santidad por los feudos.

28 03 2011
AnnaGB (15:06:03) :

Nada que ver con tu entrada, pero acabo de verte en TV:
…..servicio social, pasaporte, morreo en París……. jajaja

28 03 2011
María Luisa (19:02:41) :
28 03 2011
Pilarvv (19:30:19) :

menudo incunable 😉

28 03 2011
tini (19:32:47) :

Mª Luisa, la risa siempre fue peligrosa…lo contó muy bien Umberto Eco en “El nombre de la rosa”…Ellos pueden hacer mucho teatro y la condición es que nosotros asistamos a la función como si fuese misa…

29 03 2011
María Luisa (07:29:23) :

De acuerdo con lo del teatro, tini. De hecho así comenzó la liturgia. Hay un librito que se lee muy bien, Pintura y vida cotidiana en el Renacimiento, de Michael Baxandall, en el que, además de exponer los temas que se enuncian en el título, se cuenta cómo el arte en las iglesias tenía una especie de función de trampantojo: ejerciendo como prueba de la veracidad del discurso de los eclesiásticos -ante los ojos del pueblo inculto- las monumentales imágenes pintaban a dios en majestad, al espíritu santo en forma de paloma, al santo de turno rodeado de la iconografía ad hoc o a los terribles seres del infierno cristalizados para siempre y para asustar. Ahora vivimos rodeados de imágenes y éstas han perdido mucha de su fuerza por la mera saturación a la que vivimos sometidos… pero en la remota Edad Media casi no había imágenes y la fuerza de éstas era demoledora; tengamos en cuenta, además, el pensamiento creador de mitos de la época capaz de extraer relaciones causa – efecto de lo más curiosas. Ahí tenemos el escenario…

Y ahora hablemos de las obras, pues teatro se representaba en las iglesias para mayor pasmo y contricción de la audiencia rendida a la evidencia. Autos sacramentales y mester de clerecía -autores y actores de las obras teatrales- contribuían con eficacia a vender doctrina. Comenzaron a contratar juglares más versados o bailarines para amenizar los entreactos y éstos acabaron pasándose de la raya: En 1473 un concilio eclesiástico emitió un decreto contra la presentación de monstruos, máscaras, figuras obscenas y de “versos lascivos que interfirieran los oficios divinos.

Paro hoy estamos en el siglo XXI y hay en el código penal esapñol figuras que permiten castigar a quienes señalan las burradas de la secta.