Aquí tenéis a Rajoy el hombre de hoy (en el comentario de Iñaki), en otra de sus encarnaciones.