Por eso llamaba provocador el artículo de Carlin: porque de repente parecía tan antiguo, siendo él como es tan actual en otras cuestiones. Y pensé que daba para pequeña polémica. Como así fue.