Es Tiennamenn a la egipcia. Mubarak hará la transición hacia alguien como él. El Ejército, al no defender al pueblo de los esbirros del régimen -presentados como partidarios- que pretenden desalojar a la gente de Tahrir, ha elegido bando ya. El de Mubarak, el suyo propio. Egipto, víctima del caos. Luego vendrá el rescate, y en septiembre unas elecciones ‘libres’ que ganará el partido dominante por un porcentaje menos escandaloso que el de costumbre. Israel, Estados Unido y la UE respiran en paz. Qué vergüenza.