Me voy a la cama, en Santiago. Lo siento, de veras. Echo de menos a Tonino, cuando vuelva a verle, el jueves, le hablaré de Trasto. Para que le reconozca cuando se encuentren. Buenas noches de una resfriada ya casi congénita.