«Los relativismos sobre las peculiaridades cultuales no caben en tema de derechos humanos». Acabo de escucharlo en RNE. Es el lema de las activistas que hoy celebran el Día Mundial contra la Ablación. En nuestro país se calcula que unas diez mil mujeres pueden ser víctimas de esta bárbara práctica. Proponen ritos alternativos, simbólicos y que respeten la integridad de la mujer, para marcar el paso a la edad adulta de la mujer.