En medio del horror general, no olvidemos Siria. Eso va a acabar como el rosario de la aurora, y si se desmadra seguirá Líbano.