He aquí un articulo de Mónica G. Prieto, publicado en www.cuartopoder.es, que resulta ejemplar para ilustrar la cantidad de hienas sin sentido de la ironía que son capaces de cargarse en Twitter cualquier iniciativa inteligente.