Esos de las siglas, a los que me niego a publicitar, si dicen lo que dicen es porque saben que están acabados. Son lo que son, no pienso decir más. Irrelevantes. Ya no hacen historia.

Salvo que si, por fin, este país se libra de semejantes alimañas, a la hora de las elecciones va a dar igual. Castigaremos al Gobierno por no haber sido lo bastante de izquierdas, aunque gracias a su actuación policial se dejara -hipótesis- de matar, terroristamente hablando. Para castigar a un Gobierno de derechas no bastó con que lo fuera; necesitamos compatriotas muertos por otros terroristas. Los ciudadanos, ah. Los ciudadanos.