Para Su-San, por Raul Solís