He recibido el regalo de unas fotos que Santi Cogolludo Vallejo -me las manda él, claro- hizo para un reportaje realizado en mi casa para el suplemento Vivienda de El Mundo. Me da mucho placer incluirlas aquí, con su permiso. Más una que también me hizo él la víspera de Sant Jordi, en la fiesta de Qué Leer, y en la que aparecemos Eduardo Mendoza y yo. El brindis funcionó, porque tanto el maestro como servidora nos estamos hartando de firmar desde entonces.

Haciendo colching

Con el fruto de mis manucas

Fetiche number one: Annus Bisiestus

Fetiche number two: Escriba egipcio sentado, en lapislázuli

Sant Pancràs de toda la vida, en plasticón

Brindis con el maestro Mendoza