… pero cuatro gatos muy amantes de los libros. Os escribo con la mascarilla que huele a cítricos puesta; es oxigenante. Luego me ducharé, vestiré y maquillaré; por este orden, de lo contrario sería una hecatombe. A las 10 viene a recogerme Vicens, nuestro amigo taxista; iremos al hotel Regina, donde cada Sant Jordi se celebra el desayuno-pistoletazo de salida de escritores, listos para la jornada. Amenaza lluvia y ciudad vacía, pero a mí no me disgusta porque el libro va bien y porque así tendré tiempo de charlar con los lectores que tengan la bondad de acercárseme. Me ha prevenido Alba, mi amiga y jefa de comunicación, de que me vista abrigada. Sentada y con esta humedad puedo acabar en forma de cuatro.

Hoy no me da tiempo a hurgar en los eventos, pero ya sé que me disculpáis. Por otra parte, os las arregláis muy bien linkeando. ¡Yo misma me he asombrado al volver a leer lo de Sara Tous! Qué tiempos.