Estar mal pagado no garantiza ser buen profesiona: ni escritor, ni periodista, ni fotógrafo, ni poeta.